ENTREVISTAS

Estado le puso conejo al país con sobretasa a la gasolina: Younes
Estado le puso conejo al país con sobretasa a la gasolina: Younes

Estado le puso conejo al país con sobretasa a la gasolina: Younes

La distribución minorista asegura que el sector entiende que la comunidad esté molesta porque la razón de ser de ese tributo jamás se cumplió y terminó apagando incendios de funcionamiento. Expectativa por la tributaria.

La distribución minorista aseguró que los combustibles líquidos enfrentan un panorama preocupante, no solo para las empresas o los gremios sino para el país, argumento que comparte la Asociación Colombiana del Petróleo, ACP, que vislumbra dificultades a futuro, básicamente en 2020 y en 2040.

Con el proyecto de reforma tributaria la distribución no ve con extrañeza que el ejecutivo castigue aún más los combustibles toda vez que se habla de un IVA que mutará del 16 al 18 o 19 por ciento en varios bienes y servicios por lo que se cree que la venta de derivados del petróleo podría verse altamente impactada.

El presidente de Fedispetrol Colombia, Álvaro Younes, le dijo a Diariolaeconomia.com que los gobiernos, con mucho respeto por el de turno, suelen ser facilistas porque subir tributos y tarifas impositivas es lo más sencillo y cómodo muy a pesar de los debates que se den en el Congreso porque se trata de conseguir recursos y subir tasas no tiene ciencia.

“Ojalá este sector, no vaya a salir más golpeado con la nueva propuesta porque hay muchas cosas de por medio que hacen pensar a muchos desde diferentes tribunas del sector real y es que por ejemplo no desaparece el 4 por mil, y hay un mayor precio en los combustibles, motivo por el cual tienen que pagar una plata que es del estado con la cual el distribuidor no gana nada y si por el contrario es gravado considerablemente, recibiendo un dinero que no es de él”, precisó.

Por esa situación, replicó Yunes, el Fondo Parafiscal de Estabilización de Precios en los Combustibles, en lugar de desaparecer, debiera tener una mayor objetividad en su visión y en su desarrollo lo cual convendría que viniera acompañado con el mismo alivio para los distribuidores minoristas que está buscando el Presidente y las autoridades económicas para el sector petrolero en general. Para el reconocido dirigente, resultaría afortunado que los distribuidores fueran cobijados con el mismo discurso del señor Presidente para el renglón de hidrocarburos.

Sobretasa alta y más precariedad en malla vial

Sobre el descontento en la población por la sobretasa a la gasolina y otros impuestos, el presidente de Fedispetrol Colombia, Álvaro Younes, dijo que hay razones para estar molestos toda vez que esos gravámenes no cumplieron el objetivo final que les dio la ley o lo que se quería conseguir con dicha legislación.

Aseguró que hoy en día existe una sobretasa a la gasolina más para atender gastos de funcionamiento en la gran mayoría de municipios del país que para atender la red vial para la cual fue concebida la controvertida sobretasa.

Manifestó que sería deseable que todos los impuestos que le fueron cargados a los combustibles, fueran para el bienestar de los ciudadanos y del mismo Gobierno el cual podría tener mucha más paz en la vivencia frente a las tarifas del combustible y a las cargas tributarias que se le imponen a cada galón.

Younes dijo que tristemente hay que reconocer que a los colombianos les pusieron conejo con la sobretasa a la gasolina porque cuando la tarifa se creó tenía como finalidad dotar de recursos a los municipios que no contaban con dineros para mejorar su malla vial, pero como muchos dicen, el tema se desdibujó y el estado terminó poniendo el famoso conejo con el impuesto.

Hay ejemplos como Bogotá, ciudad que crece y aporta en cantidades abundantes con la sobretasa, pero en la que no se ven planes de rehabilitación de vías o mejoramiento de la malla vial como debiera hacerse porque los recursos van a parar a otros gastos que tendrían que ver con transporte, pero que finalmente terminan en un solo propósito y no en uno mucho más amplio como lo es ofrecer calles óptimas por donde se transite con tranquilidad y en donde los accidentes se puedan evitar con facilidad.

“El tema no admite discusión, el Distrito y las ciudades se rajaron con la sobretasa a la gasolina y otros gravámenes porque las mejoras no asoman y sí por el contrario se agudiza el caos vehicular y de movilidad”, ilustró.

Hay que darle condiciones a la distribución minorista

Sobre la situación de la venta de combustibles, el presidente de Fedispetrol Colombia dijo que hoy en día la radiografía es de total normalidad, empero recalcó que hay inquietudes y explicó que también en los combustibles líquidos se presenta el fenómeno de la distribución minorista asfixiada por la normatividad, sofocada por los costos que implica cumplir dicha normatividad y ahogada también porque la distribución minorista quedó atomizada por las nuevas condiciones.

“Este panorama no va a ser muy halagüeño en el corto o en mediano plazo para los distribuidores porque no hay una coherencia en el discurso, hay unos objetivos claros y precisos, luego es el momento de invitar a toda la distribución en Colombia para que se una y tenga un frente común que forje objetivos habituales porque además no se le puede dar la espalda al proceso paz que traerá para Colombia grandes alternativas y significativas oportunidades así como un mejor modo de vida”, declaró el señor Younes.

Tal y como están las cosas en regulación y en producción de crudo para procesar podría leerse que con una venidera importación de gasolina y ACPM, la inversión en la refinería de Cartagena absorbió multimillonarios recursos que bajo ese escenario, sin duda se perdieron.

Sobre esta observación, Yunes dijo que si bien hay algo de cierto, también hay tiempo y oportunidad para corregirla, pero manifestó que en aras de superar esos escollos, habrá que conocer la voluntad política del Gobierno para corregir esa situación.

“Resulta un poco vergonzoso hablar del tema, de lo que ha sido todo el proceso de Reficar, pero digamos que hay que echar para adelante, corregir el rumbo y permitirle a los colombianos una mayor tranquilidad en cuanto a suministro de combustibles y presencia de las empresas en todo el país”, afirmó el dirigente gremial.

Dijo que no se puede pensar en Reficar solamente como una inversión con sobrecostos que sumaron 8.000 millones de dólares sino en un asunto en el cual todavía el país está esperando respuestas y en donde las autoridades y la ley le puedan dar una explicación satisfactoria a los nacionales sobre qué pasó realmente en Reficar.

Para garantizar un buen abastecimiento de combustibles, ojalá producidos en Colombia, Yunes dijo que se hace perentorio revisar toda la normatividad del Dawn Stream o de combustibles procesados, igual que la distribución tal y como se está presentando, pero sin que genere temores porque igual siguen llegando nuevos actores como puma y otros pequeños que ya se establecieron.

Para Younes, lo anterior quiere decir que hay confianza en el sector y que hay oportunidades lo cual sirve para que el Gobierno diseñe otro tipo de políticas. Insistió en que el sector minorista quiere un poco más de coherencia en el rol del Ministerio, que le permita al jefe de la cartera desarrollar programas a corto, mediano y largo plazo más no lo que ha pasado, desafortunadamente, en los últimos años que son más los ilustres visitadores del despacho de Minas que las decisiones que hay que tomar para bien del país.

Las EDS siguen en el filo de la cornisa

Al hacer un análisis de la distribución minorista de combustibles, el presidente de Fedispetrol Colombia, Álvaro Yunes, sostuvo que por desgracia los empresarios o dueños de las Estaciones de Servicio, EDS, siguen caminando por el filo de la cornisa y por ello consideró vital que el gobierno tome consciencia que la cadena final del petróleo termina en una EDS y que allí debe intervenir definitivamente para normalizar y equilibrar todas esas cargas que asume el distribuidor minorista.

“La distribución no es tan homogénea como la parte del Upstream en petróleo, es decir exploración y producción de crudo, porque la distribución depende de las características en las regiones, es decir si está o no en frontera, si tiene legislación especial por narcotráfico o por otros factores, no pocos, que inciden en la venta minorista frente a la verdadera industria petrolera lo que hace que la distribución sea un sector más complejo que necesita ayuda del Gobierno Colombiano”, especificó Younes.

Actualmente el gremio está vendiendo cerca de nueve millones de galones de combustibles por día lo cual no es una cifra importante, pero de todas maneras para el sector significa un crecimiento frente a lo se vendía años atrás que era entre seis y siete millones de galones por día, ventas exuberantes porque eran del registro de diez años atrás cuando era menor el parque automotor.

Explicó que la crisis ha golpeado con menor parque automotor porque actualmente el solo crecimiento del parque automotor tienen que hacer que cambien las políticas estatales tanto a nivel municipal, departamental y del entorno nacional.

El presidente de Fedispetrol dijo que el sector de la distribución minorista puede ser de mucha ayuda en el posconflicto de avanzar el proceso de paz porque habrá que desarrollar la distribución en muchas regiones de manera masiva y mucho más presencial porque la inversión extranjera así lo determinará.

Los precios son consecuencia de la política pública

El común de la gente expresaba su angustia en tiempos en los cuales el precio del petróleo subía como espuma hasta sobrepasar con creces la barrera de los 100 dólares por barril, en esos momentos por oferta y demanda se entendía que a mayor precio en los commodities, mucho más elevado sería el precio de los derivados, hoy la gente se pregunta con algo de irritación por qué si el petróleo se desplomó, la gasolina y el Diesel siguen tan costosos, sin mostrar las bondades de la ley de oferta y demanda.

Sobre este punto, el presidente de Fedispetrol Colombia explicó que a la gente hay que decirle que los distribuidores tienen un margen y que el resto del ingreso es casi que en su totalidad del estado.

“Digamos que el margen mayorista-minorista, y un pequeño margen de un transportador entre planta, hace parte del negocio sectorial, lo demás es del estado, es decir ingreso a Ecopetrol, poliductos, impuestos y otros rubros. Por su puesto que hoy los colombianos quieren tener un combustible más asequible, el problema es que la situación fiscal del país, siempre apretada, hace que el ejecutivo sea terco en no permitir esa flexibilización y hasta entendible porque no hay plata para financiar obligaciones de estado y lo que más cerca tiene para echarle mano son los combustibles líquidos porque esa plata se ve reflejada casi que de inmediato”, apuntó.

Dijo que hoy el sector enfrenta el problema de manejar grandes precios en combustibles líquidos y unos márgenes muy delgados que ponen a penar a la distribución desde hace ya un buen tiempo.

Por Germán Enrique Nuñez